Asegura tu coche por días.

Autogas ahorro seguro



Pagará por kilómetro hasta un 30% menos, el motor será más silencioso y contaminará mucho menos. Se trata del autogas, más conocido como GLP (Gas Licuado del Petróleo).

 Este combustible es un viejo conocido de taxistas y profesionales, pero con la subida de los combustibles y los gravámenes a los coches más contaminantes, se ha convertido en una alternativa rentable. La transformación del vehículo a autogas se puede realizar en cualquier coche de gasolina matriculado después de 2001 o que cumpla con la normativa Euro II o posterior. En los vehículos diésel, no es posible de momento. El coste de la adaptación está en torno a los 2.000 euros más IVA, e incluye la homologación por una ITV. 

 La operación es la siguiente: en el hueco de la rueda de repuesto se instala un depósito que, según versiones, cubica en torno a los 60 litros. La rueda se sustituye por un kit antipinchazos. El tubo de llenado llega hasta la boca original del vehículo y se instala al lado de esta, mientras otro tubo se encarga de llevar el gas al motor. Una centralita electrónica se encarga de controlar el proceso de alimentación y de pasar de gas a gasolina sin que nos demos cuenta, ya que el coche conserva su depósito de gasolina y puede moverse con ella cuando se acaba el gas o cuando el conductor decida a través de un interruptor en el salpicadero. Contabilizando las capacidades de ambos depósitos la autonomía puede pasar fácilmente de los 1.000 kilómetros.

 Además estos vehículos se benefician del Plan PIVE, con 2.000 euros de ayuda a la compra.

0 comentarios:

Publicar un comentario