Transformación a Autogas / GLP BMW 320 cabrio








Transformación a Autogas/GLP de un BMW 320 Cabrio 6 cilindros. Se le ha instalado un equipo GFI y la instalación la ha llevado a cabo el taller colaborador de Gasmocion, Ballestas Mallorca, ubicado en calle Pou Bauça, 6 de Binissalem, teléfono 971 88 67 05

El Autogas GLP presente en la Feria del Motor de Inca 2014 con Gasmocion





Como cada año Gasmocion ha estado presente en la feria del motor en Inca celebrada el dia 26 de Octubre, explicando los beneficios tanto económicos como ecilógicos que ofrecen las transformaciones de vehículos a GLP y a GNC.

Gasmocion participo en la feria junto a Repsol y con la representación de dos talleres de su red,  Talleres Hispania y Ballestas Mallorca.

Esta feria es el la segunda de las cuatro ferias de otoño de Inca, y está dedicada al mundo del motor y a los deportes, el programa ofrecia para el domingo 26 muchos actos vinculados al motor . En el aspecto competitivo destacan una prueba del Campeonato de Baleares de Motocross y la presentación del Rally Dijous Bo.

Auto Boxer taller transformador de Autogas / GLP en Menorca, colaborador de Gasmocion


Otro taller colaborador de Gasmocion, en Menorca. Auto Boxer Menorca ya es taller transformador de vehículos a Autogas GLP. 

Aquí las fotos de la transformación a Autogas/GLP que han realizado a un Saab Turbo.








Gasolinas: diferencias inadmisibles entre comunidades autónomas


Es un hecho: entre los precios de los carburantes (quien nos iba a decir hace unos años que pagaríamos el litro de diésel a 200 ‘pelas’, ¿verdad?) y loriguroso de los radares la velocidad media ha bajado en España. Y, en consecuencia, también lo ha hecho la siniestralidad. No todo iba a ser negativo.
Vuelvo a las gasolinas. Un estudio de Rastreator.com indica que comparamos y buscamos para intentar llenar el depósito a mejor precio. Las petroleras lo saben y de ahí sus ofertas de fidelización y los descuentos que proponen las grandes superficies, entre otros. Los automóviles nuevos son más eficientes que nunca, pero el presupuesto mensual para combustible ha subido de forma considerable. Viajamos y nos movemos más en coche, muchos viven lejos del trabajo y no les queda otra que cogerlo a diario… Pero, sobre todo, pagamos cara, muy cara, la gasolina: durante la crisis se ha encarecido un 39%, y el gasóleo un 42%.
Como apunte, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo señala que el gasto en gasolina ha caído un 0,7% desde enero, pero el de gasóleo se ha incrementado un 1,9%. Otro dato aún más curioso es que en un país tan pequeño como España, comparado con Argentina, Brasil o Estados Unidos, los precios del carburante varían de una comunidad autónoma. Hablamos de entre 9,5 y 11 céntimos por litro, según sea gasolina o gasóleo; casi nada. En esto la gloriosa partición autonómica, cada vez más cuestionada por el ciudadano de a pie, también sorprende.
Y es que el tramo impositivo que decide el gobierno de cada región para el litro de carburante no es el mismo. Luego hay factores añadidos, no para bien, como una competencia, en la práctica, discutible.
De ahí que, según Rastreator.com, la medida de ahorro más popular para un 72% de los conductores españoles sea buscar las gasolineras más baratas, pues el precio oscila entre un 15% y un 20% según la estación. Por comunidades, Baleares es la más cara para llenar el depósito de gasolina (1,48 €/litro) o de gasóleo (1,38 €/litro). Y Navarra la más barata para repostar (gasolina a 1,39 €/litro de media y gasóleo a 1,27 €/litro).
Dicho de otro modo: llenar un depósito de 60 litros de gasolina en las islas sale por 88,8 euros y en la comunidad foral (a 500 km de distancia), por 83,4 euros. Una diferencia de 5,4 euros que, a final de año, se traduce en 130 euros de ahorro, suponiendo que el conductor llene dos veces al mes. Para hacérselo ver…

Fuente: abcblogs.abc.es

¿Diesel o Gasolina? - En torno a 150.000 españoles eligen mal cada año


"¿Diésel o gasolina?" Ésta es, sin duda, una de las primeras cuestiones que todos nos planteamos antes de adquirir un vehículo nuevo. Y, en buena medida, la decisión final casi siempre viene marcada por el ahorro que pueda suponer a medio y largo plazo. En general, la creencia popular dicta que los coches alimentados por gasóleo resultan más económicos a largo plazo, principalmente por el menor consumo y el menor precio del combustible. De hecho, hoy en día, más del 65% de los coches que se matriculan en España llevan un motor diésel. Sin embargo, un informe realizado por el comparador de seguros Acierto.com prueba que los automóviles diésel no siempre resultan rentables. Así, según datos del comparador de seguros basados en el uso del automóvil declarado por sus usuarios, alrededor de 150.000 españoles estarían optando de forma errónea por vehículos alimentados por gasóleo cada año, persiguiendo un ahorro que no se va a producir para el uso que van a dar al vehículo.
Para llegar a esta conclusión, Acierto.com ha analizado en detalle los 10 modelos más vendidos en España en lo que va de 2014, poniendo frente a frente las motorizaciones diésel y gasolina más representativas y con prestaciones similares. "Para realizar nuestro estudio, hemos tenido en cuenta los principales factores que todo usuario debería considerar antes de decidir si elegir un automóvil diésel o gasolina, como son el precio de compra, el precio y consumo de combustible, la cuantía del seguro de coche, los gastos derivados del mantenimiento y la diferencia en el valor residual del vehículo", explica Carlos Brüggemann, Director de Operaciones de Acierto.com. "Y la principal conclusión a la que hemos llegado es que, en más del 50% de los casos, no se recupera la inversión inicial, por lo que la compra de un vehículo diésel no resulta rentable para gran parte de los usuarios", añade Brüggemann.

Factores que hacen que un diésel salga más caro

El primer factor fundamental a tener en cuenta es, evidentemente, el precio de compra. Según el informe realizado por el comparador de seguros, el precio medio de las versiones con motor de gasolina de los 10 modelos más vendidos en España se sitúa en 14.567 euros, frente a los 16.495 euros de las versiones diésel con prestaciones similares; es decir, estos últimos resultan de media casi 2.000 euros más caros. Teniendo en cuenta que el 80% de los usuarios adquiere un préstamo para financiar la compra de sus vehículos, a estos 2.000 euros habría que añadirles de media otros 335 euros en concepto de intereses adicionales, que de haber optado por una versión con motor de gasolina no habría sido necesario asumir.
Del mismo modo, los seguros de coche a todo riesgo de todos los vehículos diésel analizados son significativamente más elevados que sus versiones gasolina; en concreto un 13,6% más de media. La diferencia neta entre las pólizas es de 56,8 euros anuales, lo cual supone un coste adicional de 624 euros de media para los coches diésel, si se tiene en cuenta un ciclo de vida de 11 años para el automóvil.
Finalmente, la mayor complejidad en el mantenimiento de los motores diésel hace que, a lo largo de la vida del vehículo, el coste asociado a sus cuidados resulte en torno a 330 euros más caro, que el de un motor gasolina de prestaciones similares.

A partir de qué momento sale a cuenta adquirir un diésel

Sin duda, el principal factor que explica el auge de las ventas de motores diésel es su menor consumo de combustible y el inferior precio del diésel frente a la gasolina. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los coches a gasolina cada vez consumen menos, hasta el punto de que su gasto de combustible se está equiparando de forma progresiva al de los diésel.
En cifras, la mayor diferencia media de consumo entre vehículos alimentados por gasolina y gasóleo tiene lugar en el entorno urbano, donde se sitúa en cerca de 1,8 litros a favor de estos últimos. Mientras, con un uso mixto, la disparidad de consumo se estrecha a 1,2 litros, cantidad que se ve reducida hasta 1 litro cada 100 km para uso extraurbano. En lo referido al precio del combustible, es importante recordar que en la actualidad el gasóleo es solo un 5% más barato que la gasolina, mientras que hace 10 años la diferencia era de un 14%.
El otro argumento que jugaría en favor de los diésel es su valor residual, puesto que su mayor precio de compra, en principio, también garantiza un mayor importe de reventa. No obstante, el análisis del valor residual de los predecesores de los 10 modelos más vendidos en España en 2014, refleja que esta diferencia,pasados los 11 años de vida, apenas asciende a cerca de 400 euros.
Entre otros detalles que también cabría considerar al decantarse por un coche diésel o gasolina juega a favor de éstos últimos su mejor sonido y suavidad en la conducción. No se puede olvidar tampoco que los automóviles alimentados por gasolina tienen un menor efecto nocivo sobre el medio ambiente por sus emisiones, hasta el punto de que ciudades como París ya han tomado medidas para impedir o limitar el uso de vehículos diésel en sus calles, mientras otras como Londres estudian hacer lo propio.
Tras analizar todas las variables, el estudio realizado por Acierto.com establece que para recuperar la inversión adicional que supone la adquisición de un coche diesel es preciso recorrer de media más de 160.000 km en la vida del vehículo y sólo a partir de los 200.000 km se empezaría a generar un retorno cercano a los 1.100 euros a favor de los motores a gasóleo.
No obstante, teniendo en cuenta el patrón de uso declarado por los 2 millones de usuarios de Acierto.com analizados para este estudio, la conclusión es que la mayor parte no realiza un uso tan intensivo de su vehículo y por lo tanto de las 540.000 ventas de turismos diésel que se estiman para 2014, en torno a 150.000 deberían corresponder a motorizaciones gasolina, atendiendo a criterios puramente económicos.
Fuente: Acierto.com

Transformación a Autogas/GLP de un Jeep Wrangler





Aquí os dejamos las fotos de otra transformación a Autogas/GLP, esta vez se trata de un Jeep Wrangler, se ha instalado un equipo GFI.

La transformación se ha hecho en Autotaller Hispania.

Volvo lanza el FE alimentado con GNC


Volvo Trucks amplía su gama de modelos con una nueva versión del Volvo FE que funciona con gas metano. El Volvo FE CNG (alimentado por gas natural comprimido) ha sido especialmente desarrollado para las operaciones que implican ciclos de conducción cortos con paradas y arranques frecuentes, como la recogida de residuos y labores de distribución urbana.
El FE cuenta con un nuevo motor Euro 6 de 9 litros impulsado por GNC que ofrece una tecnología de bujías y una caja de cambios automática y produce 320 cv de potencia y 1.356 Nm de par. Con este camión “podemos ofrecer a las empresas que operan fundamentalmente en entornos urbanos un vehículo con un impacto medioambiental mucho menor. Muchas ciudades del mundo están buscando alternativas a los camiones con motor diésel. Concretamente, en el sector del tratamiento de residuos, con frecuencia se exigen combustibles renovables para conseguir un contrato de compra”, aseguró Christina Eriksson, responsable comercial de Líneas motrices alternativas en Volvo Trucks.
Desde Volvo subrayan que si el metano proviene del biogás (obtenido, entre otros orígenes, por la fermentación de residuos sólidos urbanos) las emisiones de dióxido de carbono “serán hasta un 70% inferiores a las de un camión con motor diésel”.
El nuevo Volvo FE CNG empezará a comercializarse en Europa en agosto y la producción en serie se iniciará a principios de 2015.

Transformación a Autogas/GLP de un Dodge Ram





Transformación de un Dodge Ram de 8 cilindros, se ha intalado un equipo GFI-EZ-PRO con un deposito cilindrico de 112 litros. 

La transformación se ha llevado en cabo en Autotaller Hispania, taller colaborador de Gasmocion.

Gasolineras low cost, ¿es oro todo lo que reluce?


El tema de los combustibles, y sus precios permanentemente al alza, preocupa a los bolsillos de los consumidores. Buscar la gasolinera más barata empieza a ser tendencia y lo que muchos buscan es ahorrar unos céntimos por litro de combustible, que a la larga se convierten en euros sabiamente ahorrados. Porque a veces no merece la pena desviarse de la ruta para conseguir un precio mejor, pero siempre es interesante no tirar el dinero si podemos evitarlo.

Las gasolineras low cost son un fenómeno en plena expansión cuando la demanda de combustibles sigue cayendo desde que empezó la crisis: ahora la gente ya no reposta tanto como antes, o a lo mejor es que conducen de forma más eficiente. Son establecimientos que se caracterizan por tener precios que pueden alcanzar los 10 céntimos de diferencia, a la baja, con respecto a gasolineras más conocidas y estaciones de servicio. ¿Por qué?


Gasolinera y nada más: el secreto del low cost

Si tenemos en cuenta que los costes fijos mensuales de mantener a los empleados operativos en una estación de servicio pueden alcanzar el 60% (en algunos casos) de los costes totales de la estación, eliminarlos significaría incrementar los beneficios, ¿verdad? Esa es la premisa de muchos establecimientos low cost: autoservicio y, además, permitir el pago con tarjeta (o hacer que éste sea el único modo de pagar).


Además, en muchos de estos lugares se ofrece el mínimo imprescindible de surtidores y de variedades de combustible. Se ofrecen las más demandadas, las que más se compran, y así eliminamos más riesgos. Tenemos hasta ahora unos ahorros importantes en infraestructura, a los que podemos añadir la falta de lugar de aparcamiento, la falta de tienda o cafetería, la no existencia de lavadero… Todo lo que queramos quitar, llegando al caso de mantener tan solo los surtidores y la “plataforma de pagos”.

Falta el tema del combustible: ¿es de buena calidad? ¿Nos fiamos? Para responder a esto lo más aproximado posible a la realidad (porque la certeza total la tendríamos analizando el producto), hemos de fiarnos de la palabra de los distribuidores. En España hay una serie de normativas al respecto de los combustibles que nos aseguran que éste tendrá un mínimo de calidad, y una de las distribuidoras más comunes está fuera de toda duda. Es decir, se trata de un carburante que cumple con la ley, pero sin aditivos que lo mejoren o que aumenten la eficiencia energética cuando se “queman” en el motor.

Esto significa dos cosas: que el combustible low cost no tiene por qué dañar el motor y que, por supuesto, tiene respaldo por ley. Ahora bien, ¿repostaremos en gasolineras low cost? Hay clientes para todo : los que serán fieles a su marca de siempre, los que repostan gasóleo premium (por ejemplo, que es bastante más caro, casi como la gasolina) y los que prefieren echar low cost porque supone un ahorro inmediato y porque las mejoras que aportan los aditivos no les influyen demasiado. Tú, ¿de qué grupo eres?






.

.